BASKEROSENO

Introducción

[Este es un análisis en colaboración con Diego Álvarez (@DiegoAlv82). Él se ha encargado del informe y yo (Ander) de las estadísticas y los vídeos]

La estabilidad en EWE Baskets Oldenburg

Rašid Mahalbašić es un auténtico trotamundos sin cumplir los 30. Tras unos inicios de carrera donde casi salía a equipo por temporada, ha encontrado su sitio en el Oldenburg.

Tres temporadas seguidas en un mismo club es un hito para este jugador nacido en Eslovenia aunque internacional en todas las categorías por Hungría.

Las comodidades que ofrece la bien organizada BBL, con unas fuertes medidas de control económico interno, aseguran el jornal cada mes, todo un lujo para un profesional que a lo largo de su dilatada carrera no siempre ha podido disfrutar.

Progresión a fuego lento

Rašid ha rendido en todos los equipos en donde ha estado y siempre le ha valido para firmar un jugoso contrato al verano siguiente.

Quizás habría que remontarse a su primera aparición en Euroliga, de la mano del Prokom polaco, para que empezara a hacerse un nombre dentro del panorama europeo.

Con medias superando la decena de puntos y grandes cifras reboteadoras, ha ido cincelando su carrera en sus diferentes destinso.

Paso efímero y discreto por ACB (Sevilla) donde quizás decepcionó y no pudo demostrar toda su calidad.

Cómo juega

Mahalbašić es un center de estilo clásico. Con 211 cm y 110 kg (datos oficiales) su juego pasa por ser altamente determinante de espaldas al aro. No importa el rango (bajo/medio/alto) ya que a un imponente volumen físico hay que añadir un dominio del bote de balón muy depurado.

Un center habilidoso

Rašid es todo un bailarín, exhibiendo un juego de pies de otra época. Utiliza los contactos físicos para pivotar y sellar al oponente con una facilidad asombroso. Brutal uso de los codos.

Son realmente sorprendentes lo súbitos de sus movimientos. Se gira con una fluidez poco habitual en un hombre tan grande.

El gran dominio de ambas manos y la incertidumbre que genera la salida por ambos hombros, lo convierten en una amenaza muy difícil de contener sin ayudas.

Gran toque en el acabado, pudiendo usar un medio gancho matizado a través de los años o aros pasados con giros de muñeca imposibles.

Una roca poniendo bloqueos

Bloqueador de alto nivel. Su gran estampa física y una técnica notable colocando su cuerpo a modo de pantalla, deja absolutamente descolgados a los perseguidores.

Es efectivo para facilitar salidas limpias a los tiradores tras tomar indirecto.

De nuevo sorprendente la fluidez en la ejecución del P&R, lejos de ser torpe y lento, ofrece una explosividad importante para romper dirección al aro. Es un dulce definidor, pero también puede echar la pelota al suelo para trufar su juego de variedad.

Progresión en el tiro

Ha ido ampliando el rango de tiro con el paso de los años. De tiro decente a 4-5 metros, ha logrado alargar su profundidad alcanzando la distancia triple. Puede tomar tiros a pies parados como ejecutar en acciones de pick & pop.

En plena madurez ha logrado amplificar sus recursos en búsqueda de una triple amenaza real. Además del juego avanzado de espaldas, logra atacar a los adversarios mediante bote. Es extremadamente hábil para penetrar y la calidad técnica le permite terminar cerca de cristal con bastante efectividad.

Pasador excelso

Con el tiro y el bote afinados, llegamos al apartado del pase, en el cual ha florecido un verdadero especialista y por donde ha saltado a la ‘fama’ en los últimos tiempos con actuaciones realmente memorables.

I.Q prodigiosa y calidad técnica individual superlativa, junto con la experiencia acumulada a lo largo de su viaje en el basket profesional, no podían traer otra cosa que no fuera un Point Center.

Rašid ejerce de cerebro y dirige las operaciones de EWE Baskets. Ya sea desde el perímetro buscando cortes o jugando entre pivots, o distribuyendo desde el poste, el húngaro tiene la capacidad para realizar lecturas de juego solo al alcance de los elegidos.

Con majestuosa visión de juego, más precisión de cirujano en el envío, logra habilitar a sus compañeros en posiciones ventajosas. La clarividencia para encontrar huecos imposibles por donde hacer pasar el balón está alcance de muy pocos jugadores en Europa y casi ningún pívot puro.

Instinto (y trabajo) para el rebote

Mahalbašić siempre ha sido un auténtico especialista en el rebote. Dominio total de ambos aros. Reboteador clásico, sobresaliente lucha por lograr la mejor posición posible y gran uso del cuerpo para hacerse fuerte abajo. No tiene ningún fundamento atlético destacable pero conoce el oficio a la perfección. Notable intuición para leer las caídas, siempre está, ‘casualmente’, bien situado para las capturas.

No es un pívot atlético

Sin capacidad vertical importante, utiliza su cuerpo para hacerse sitio y lograr levantar el rebote utilizando la mano más alejada del defensor y sellando su ventaja con el cuerpo/brazo/antebrazo. De manual.

Rašid Mahalbašić adolece de motor alguno (tiene dos caballos) por lo que sufre con ritmos de juego alto. Graves problemas para correr la pista, llegando el último en transición, ya sea defensiva u ofensiva. Poca capacidad de jugar un número elevado de minutos seguidos. Un dinosaurio de hace décadas con problemas muy serios en el control del peso corporal.

Pinceladas defensivas

Defensivamente es muy duro en el poste, muy difícil de mover y con buena capacidad de intimidación.

La inteligencia que atesora le ayuda a estar siempre bien colocado para hacer ayudas desde el lado débil o cerrar penetraciones de jugadores exteriores. Buen uso del cuerpo, se hace grande y es capaz de cambiar tiros.

Problemas para defender en el exterior. Sufre para salir agresivo al pick & roll y recuperar. Su presencia condiciona todo el sistema defensivo del equipo y lo expone a altas tensiones.

Conclusiones

Rašid Mahalbašić es de esos jugadores que solo con su presencia justifica el pago de una entrada. Es un fantástico jugador que da clínics de juego al poste con una variedad de recursos técnicos en vías de extinción.

La enorme capacidad para dar asistencias, brutal trabajo en el rebote y facilidad anotadora hacen que su impacto en el juego y en las estadísticas sea muy llamativo.

¿Cuantos triples dobles será capaz de hacer Rašid Mahalbašić el año que viene? Unos cuantos. Seguro.

Newsletter

¿Te gusta lo que ves? ¿Quieres más?
Contenidos exclusivos en tu e-mail.
Gratis. Porque sí.