BASKEROSENO

Antecedentes en NCAA y Summer League

Hassan Martin (2,01/1995) se formó en la Universidad de Rhode Island (2013-2017), donde coincidió durante dos años con Earl Watson, que ha militado este año en LEB Oro con Ourense. Martin fue mejorando sus números año tras año, hasta promediar 13,6 puntos, 6,8 rebotes y 2,4 tapones en su año senior, siendo esencial en la reaparición de los Rams en el Torneo Final en 2017, inéditos en este evento desde la época de Lamar Odom.

Durante su carrera universitaria fue nombrado en dos ocasiones jugador defensivo de la Conferencia Atlantic 10 e incluido en 2017 en el segundo quinteto ideal de esta Conferencia.

A pesar de no ser drafteado, tuvo la posibilidad de probar con Orlando Magic en la Summer League de la NBA aunque acabaría firmando su primer contrato profesional en un destino exótico: Ryukuy Golden Kings Okinawa de B League japonesa. En la competición dejó su impronta a base de mates y tapones, firmando 15,3 puntos, 8,2 rebotes y 1,5 tapones por encuentro y alcanzando las semifinales de los playoffs de aquella competición con su equipo.

Rumbo a Alemania

Tras probar de nuevo suerte en las ligas de verano en la NBA, firmó para la campaña que acaba de finalizar con el Medy Baireuth de la BBL alemana. Pese a perderse un par de meses de competición, su rendimiento en la liga teutona ha llamado la atención.

13,8 puntos, 6,3 rebotes y 2,1 tapones por encuentro han sido sus números en la BBL (máximo taponador de la liga). También ha disputado 10 partidos en la Champions, yéndose a los 10,3 puntos, 4,9 rebotes y 1,4 tapones por noche.

Una bestia parda

Hassan Martin es un jugador con estatura de 3-4 (2,01) pero alma de center. Lo que viene siendo un pívot undersized de los que están tan de moda últimamente. Un jugador que destaca por su sublime atleticismo y su exuberante poderío físico.

En ataque es un finalizador nato. Jugador contundente que acabará en mate todo lo balón que le llegue en las inmediaciones del aro, ejecutando con rapidez en el pick and roll.

Corre la pista en transición como un alero. No tiene juego al poste, salvo un gancho de izquierda (es zurdo) bastante efectivo. Aprovecha muy bien sus ocasiones para anotar, logrando un 67% T2 y una Eficiencia Ofensiva de 123,3 en Alemania con un uso ofensivo alto para un jugador de sus características (26,13% USG).

Suele acudir con bastante asiduidad a la línea de tiros libres merced a su agresividad ante el aro rival, aunque su acierto no pasa de un discreto 65-70%.

En defensa, es una auténtica máquina de intimidar. El pasado curso llegó a poner 8 tapones en un choque de la BBL ante el Fraport Skyliners y de media ha taponado un 9,27% de los tiros del equipo rival cuando ha estado en cancha. Va a todo los tiros, lo que en ocasiones va en detrimento de su defensa y, sobre todo, de su posicionamiento para el rebote defensivo.

En ataque, carga con enorme potencia el rebote y obtiene más de dos rechaces por partido en el aro rival (13.7% ORB%).

Conclusión

Con un PER de 26,08, poco más se le puede pedir en los 21 minutos que ha estado en cancha de media por partido en la BBL.

En definitiva, un pívot de los que aporta energía, capacidad intimidatoria e intensidad a toneladas. Una fuerza de la naturaleza con muchas limitaciones pero que en el basket moderno es de gran utilidad. Aún con 24 años, tiene mucho recorrido por delante para ir mirándose en el espejo de los Hines, Dunston y compañía.